Los cobots ayudan a incrementar la productividad manteniendo la flexibilidad

Son fáciles de instalar y programar

El 59% de las actividades en la industria podría automatizarse con la tecnología actual (*)

¿Y si invertimos en automatización? ¿Y si compramos un robot?

Empresarios que decidieron invertir en un cobot

Antonio

Antonio

30 años en la industria del conformado metálico

Recientemente adquirió una máquina láser, ahora que ha conseguido ajustarla para que realice el tiempo de ciclo esperado, no quiere que haya demasiados tiempos muertos.
¿Por qué adquirió un cobot?
Antonio lamentaba no poder adquirir un robot industrial tradicional: “Lo suyo sería que un robot alimentara la máquina, pero el presupuesto que me han pasado es carísimo. Sólo la instalación y programación valen más que el mismo robot”.

Sin embargo, ha podido invertir en un cobot. Los cobots tienen una capacidad de carga y una velocidad inferior a la de un robot tradicional, pero suele ser suficiente para muchas aplicaciones. El coste de un cobot es muy inferior a un robot tradicional y para tareas no complejas no se requiere a un experto para instalarlo y programar su funcionamiento.

Manuel

Manuel

Envasado de productos cosméticos

“Tengo problemas para contratar a gente. Si pudiera automatizar el envasado, mis trabajadores actuales podrían dedicarse a otras tareas, y no necesitaría añadir personal”.
¿Por qué se decidió por un cobot?
Muchos de sus empleados dedicaban su jornada laboral a seleccionar productos de una cinta transportadora, realizar una inspección ocular de calidad, y formar paquetes de 4, 6 u 8 unidades. La gente joven no quiere este tipo de trabajos.

Los cobots son muy versátiles, y pueden emplearse en multitud de aplicaciones e industrias. Pueden instalarse en espacios reducidos, y cuentan con sistemas internos y externos de seguridad que les permiten trabajar al lado de las personas.

Pedro

Pedro

Reciclaje de cartuchos de tinta

“Si pudiera hacer con un robot las tareas de empaquetado en blisters de cartuchos usados, mi trabajadora podría hacer tareas más complejas, y estaría más satisfecha”
¿Por qué ha comprado un cobot?
Pedro temía que sus trabajadores rechazasen los cobots porque los considerasen una señal de que su puesto de trabajo estaba en entredicho.

Enseñar a un cobot a realizar tareas simples es fácil, el trabajador considera al cobot una herramienta que facilita su trabajo, aprende a programarlo, y se siente responsable del mismo. Así queda liberado de tareas poco gratificantes y puede realizar otras de mayor valor añadido.

􏰼􏰓􏰔􏰒􏰔􏰑􏰪􏰖􏰽􏰑􏰔􏰒􏰓􏰕􏰓􏰏􏰼􏰓􏰔􏰒􏰔􏰑􏰪􏰖􏰽􏰑􏰔􏰒􏰓􏰕􏰓􏰏

Podemos ayudarle a seleccionar, instalar y adaptar cobots a sus necesidades de automatización

Puede asistir a nuestro laboratorio para probar usted mismo la facilidad con que se programan, y evaluar la aplicabilidad en su empresa
O puede venir a formarse en nuestros talleres prácticos de cobots

􏰼􏰓􏰔􏰒􏰔􏰑􏰪􏰖􏰽􏰑􏰔􏰒􏰓􏰕􏰓􏰏􏰼􏰓􏰔􏰒􏰔􏰑􏰪􏰖􏰽􏰑􏰔􏰒􏰓􏰕􏰓􏰏

Suscríbase a nuestra la lista de correo

Suscribir

(*) Según un informe de McKinsey & Company